¡No habéis conseguido salvar la Navidad!


¡Oh, oh, se ha acabado el tiempo!

¡Ya es Nochebuena, Papá Noel no aparece por ningún lado!

De pronto…

Os miráis y sonréis, ¡menudo día! Sin duda el año que viene no se os ocurrirá poner la cena de empresa el 23, vamos a darle un respiro al probre hombre.

Esperemos que, aunque tarde, mal y arrastro, consiga repartir los regalos. Y esperemos también que el trineo tenga piloto automático. ¡Serán unas Navidades para recordar!
Y seguramente, por primera vez en la historia, Papá Noel llegue tarde en su noche más importante del año, pero por otra parte, ¿acaso esperábamos algo distinto de este 2020?

Tu opinión importa